Había una vez un panadero que tenía un negocio pequeño, una panadería. Contrató un aprendiz de panadero para ayudarle con su trabajo. Lógicamente, al ser aprendiz, el sueldo era básico y solo cubría las necesidades básicas del aprendiz, quién estaba muy contento por la posibilidad de aprender un oficio que le pudiera ayudar con su futuro.

El tiempo pasó y el aprendiz cada vez fue aprendiendo más y más sobre el negocio y sobre la forma de hacer el pan. Trabajaba mucho para aprender y se implicó completamente en la vida de la panadería, casi como si fuera suya. Llegó un día en el que el aprendiz dejó de ser aprendiz y comenzó a ser un panadero igual que su maestro, pero el maestro no lo percibía de la misma forma. Para él, el aprendiz era el mismo chiquillo rubio, delgado y desgarbado que había contratado hacía ya 10 años. En este tiempo, el sueldo no había crecido mucho y la forma de tratarle era siempre la misma, siempre tratando de enseñale, siempre recriminando su trabajo buscando como hacerle ver una forma de mejorar. 

El aprendiz se esforzaba en conseguir el reconocimiento de su maestro intentando que se diera cuenta de su evolución, de que ya no era el aprendiz, de las capacidades que había desarrollado. Él siempre había visto a su maestro como su familia. El aprendiz tenia un don natural para innovar, para ver las cosas de otra forma. Tenía muy buenas ideas que escribía en sus ratos libres y que aplicaba en cuanto podía. Le gustaba su trabajo, disfrutaba con lo que hacía y se preocupaba por aprender más allá de lo que su maestro le enseñaba.

Lo que no se había dado cuenta el panadero es que el aprendiz sabía hacer muy bien su trabajo, mejor que él mismo. Había llegado a perfeccionar la técnica que le habían enseñado, había sido capaz de mejorar cada una de las etapas de la producción consiguiendo producir el pan de mejor calidad con menos costes para el panadero, quién vendía más pan con un coste menor. Había introducido nuevas formas, nuevos tipos de cocción y resultados finales que habían conseguido aumentar la clientela, pero para el maestro, el aprendiz seguía siendo el mismo niño.

Por cada nueva cosa que introducían en la panadería, tras contarle el aprendiz como hacerlo, el maestro renegaba de la idea, la menospreciaba e incluso la tachaba de chaladura, pero al cabo de un tiempo era el maestro quién la ponía en marcha.

El aprendiz había aprendido a trabajar de esa forma, había aprendido a conocerle y a saber que sus ideas eran buenas y que finalmente se ponían en marcha.

Tras un tiempo, el maestro, viendo los resultados de la panadería decidió que había llegado el momento de dar un paso atrás y descansar un poco por lo que necesitaba dejar al frente de su panadería a alguien con la actitud y conocimientos adecuados para que no mermaran sus dividendos. Encontró a un destacado gestor de panaderías  que comenzó a contarle la forma de hacer las cosas. Durante un tiempo le acompañó a todos los sitios, a comprar la harina, a cenar, conoció a su mujer, a su familia y durante esas andaduras le contó como debía hacer el trabajo de la panadería: le contó las mismas cosas que el aprendiz le había contado en numerosas ocasiones. Le dotó de un sueldo digno de la valía del candidato y le presentó a su aprendiz, quién debía ayudarle en el trabajo a partir de ese momento.

El gestor de la panadería no había estado antes con el aprendiz, no sabía lo que había conseguido, no sabía como había influido en la historia de la panadería….lo que si sabía era que no podía mantenerlo y que necesitaba más mano de obra para hacer el pan por lo que debía despedirlo y contratar a dos aprendices en su lugar.

Pasado un tiempo, la panadería cerró.

El gestor fue contratado por una gran cadena de fabricación de pan congelado como Director General.

Del aprendiz nunca supimos nada más. Nunca destaco, nunca se vendió.

Moraleja: Tanto si eres panadero como si eres aprendiz, seguro que puedes corregir parte de lo que haces y mejorarlo entendiendo cual es tu sitio actual, lo que debes vender y lo que debes o no comprar. Si eres el gestor…..

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s